Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 27 de octubre de 2010

La energía del contacto.

Todos, absolutamente todos los seres vivos tenemos poder de auto-sanarnos. Es importante saberlo a la hora de enfrentarnos con ciertos dolores que nos aquejan a diario. Por ejemplo, cuando nos duele la espalda (cosa que es muy común en estos días). Por qué nos duele hasta el punto de sentirnos incómodos? Nos irritamos con el dolor.

Pues bien, el dolor en la espalda, cerca de los hombros y lo omóplatos, está relacionado con las cargas de responsabilidades que llevamos encima, usted dirá ¿pero cómo hago? Debo pagar cuentas, mantener mi estatus, mi familia, mi comida, etc… Estamos inmersos en una cantidad de obligaciones que nos mantienen vivos en este sistema de vida cíclico donde trabajamos para pagar y pagar… no disfrutamos más de la vida, nos negamos incluso a sentir! Nos saboteamos cualquier asomo a sentir. Le tenemos miedo al amor. Al amor en cualquiera de sus manifestaciones… vivimos solos, le tenemos miedo al rechazo, al desplante, a no ser correspondidos.
Al sistema al que me refiero es al cotidiano: al sistema capitalista donde lo importante es el dinero. Preguntémonos ahora: “Le doy importancia más al dinero que al amor?. Cómo me siento yo en este sistema? Estoy viviendo o estoy sobreviviendo?
Acaso ha probado usted sembrar una planta en los últimos 3 meses? Si usted lo ha hecho le felicito, si se toma el tiempo de regarle agua le felicito aún más.  Si le habla, habrá creado un vínculo, un contacto y ella le responderá con la belleza de su verde, de su tallo, de sus flores y será la mejor planta del mundo (de su mundo), puesto que este ser vivo enraizado en la tierra sentirá su amor, su afecto, su aprecio.  Nos detenemos acaso a dialogar con la naturaleza?, a abrazar los árboles, poner los pies descalzos en la grama y agradecerle a la tierra?

La energía que proporciona el masaje es infinita porque allí se cataliza el dolor, con técnicas, con fricción, con contacto, con amor.

Cuando hago un masaje lo hago con entrega, sin mirar a quien… Y por supuesto tengo a mi terapeuta profesional que me los hace a mí. Pero hay un masaje espectacular que me alivia de todos los dolores inmediatamente: el abrazo! Cuando se que alguien me ama y ese alguien me abraza, me frota con sus manos mi cabeza, me arrulla y apoya mi cabeza en su pecho, me da su calor y yo me siento en ese minuto protegida, querida y mimada les digo que toda la energía poderosa de ese acto me alivia. Sentir es la vía para curarse y el contacto con amor es sanación… 

domingo, 17 de octubre de 2010

El tiempo de los Mayas

Los mayas fueron una civilización que se situó en el siglo III A.C pero que tuvo su mayor expansión en el año 250d.c. ellos creían que el universo provenía de una fuerza sagrada y poderosa  que nosotros reflejamos según nuestro sello y onda encantada. Para saber exactamente ese punto, es preciso tener en cuenta nuestra fecha de nacimiento que José Arguelles (el autor del factor maya) supo trasladar al calendario maya. Son 20 sellos,   13 tonos. Esto se traduce en qué soy y cómo hacerlo. Por ejemplo, mano rítmica azul: la mano es la curación, la sanación, la realización y el conocimiento. Pero cómo ejerzo esta fuerza? a través del tono rítmico, que significa el equilibrio, la igualdad, la capacidad de responder y la organización. Es decir, equilibro realizando curación.  Además de ello en nuestro cuerpo están ubicados los tonos y con cada tono un sello, llamado así la onda encantada. Estas ubicaciones están en las 13 articulaciones empezando por nuestro tobillo derecho, pasando por la rodilla, muñeca, codo, hombro y terminando por el tobillo izquierdo.

Por ejemplo, si nos duele el tobillo derecho pueda que nos esté indicando que algo no anda bien con nuestro(s) propósito(s), si nos duele la rodilla izquierda hay algo que no estamos comprendiendo, no nos estamos expandiendo, tenemos miedo a los juicios de los otros, no colaboramos con la gente que nos rodea?, tenemos miedo al público? esta información es mucho más amplia en los casos particulares de cada paciente.

El método de utilizar las manos para aliviar dolores en nuestro cuerpo viene desde el año 540 A.C porque fue cuando aparecieron los primeros textos médicos tradicionales. Los movimientos circulares  con presión y fricción crean un campo energético que estimula esos nudos que nos producen fuertes dolores.
En el prólogo del “factor maya”, Brian Swimme comenta: “los mayas sintieron que ellos estaban unidos con la mente del sol, la cual manifestaba para ellos la mente y el corazón de la galaxia. Los mayas captaron que la galaxia tenía deseos.