Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 27 de octubre de 2010

La energía del contacto.

Todos, absolutamente todos los seres vivos tenemos poder de auto-sanarnos. Es importante saberlo a la hora de enfrentarnos con ciertos dolores que nos aquejan a diario. Por ejemplo, cuando nos duele la espalda (cosa que es muy común en estos días). Por qué nos duele hasta el punto de sentirnos incómodos? Nos irritamos con el dolor.

Pues bien, el dolor en la espalda, cerca de los hombros y lo omóplatos, está relacionado con las cargas de responsabilidades que llevamos encima, usted dirá ¿pero cómo hago? Debo pagar cuentas, mantener mi estatus, mi familia, mi comida, etc… Estamos inmersos en una cantidad de obligaciones que nos mantienen vivos en este sistema de vida cíclico donde trabajamos para pagar y pagar… no disfrutamos más de la vida, nos negamos incluso a sentir! Nos saboteamos cualquier asomo a sentir. Le tenemos miedo al amor. Al amor en cualquiera de sus manifestaciones… vivimos solos, le tenemos miedo al rechazo, al desplante, a no ser correspondidos.
Al sistema al que me refiero es al cotidiano: al sistema capitalista donde lo importante es el dinero. Preguntémonos ahora: “Le doy importancia más al dinero que al amor?. Cómo me siento yo en este sistema? Estoy viviendo o estoy sobreviviendo?
Acaso ha probado usted sembrar una planta en los últimos 3 meses? Si usted lo ha hecho le felicito, si se toma el tiempo de regarle agua le felicito aún más.  Si le habla, habrá creado un vínculo, un contacto y ella le responderá con la belleza de su verde, de su tallo, de sus flores y será la mejor planta del mundo (de su mundo), puesto que este ser vivo enraizado en la tierra sentirá su amor, su afecto, su aprecio.  Nos detenemos acaso a dialogar con la naturaleza?, a abrazar los árboles, poner los pies descalzos en la grama y agradecerle a la tierra?

La energía que proporciona el masaje es infinita porque allí se cataliza el dolor, con técnicas, con fricción, con contacto, con amor.

Cuando hago un masaje lo hago con entrega, sin mirar a quien… Y por supuesto tengo a mi terapeuta profesional que me los hace a mí. Pero hay un masaje espectacular que me alivia de todos los dolores inmediatamente: el abrazo! Cuando se que alguien me ama y ese alguien me abraza, me frota con sus manos mi cabeza, me arrulla y apoya mi cabeza en su pecho, me da su calor y yo me siento en ese minuto protegida, querida y mimada les digo que toda la energía poderosa de ese acto me alivia. Sentir es la vía para curarse y el contacto con amor es sanación… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada