Páginas vistas la semana pasada

martes, 25 de enero de 2011

Nuestras Alas Terrestres

En las sesiones de masaje es común ver que los dolores se focalizan la mayoría de las veces en el omóplato, ese hueso que sobresale cuando echamos el brazo hacia atrás. Esto significa que duele la carga que no nos corresponde!

Han llegado personas a la consulta y me dicen: “vine a relajarme un poco, no me duele nada” y cuando toco ese punto,  de pronto viene ese dolor agudo que desvaría!

Qué cargas llevas a cuestas que no te pertenecen?

Todos llevamos algo de ello, igualmente hay otro factor: “no disfrutamos de lo que hacemos”, entonces duele el omóplato, los huesos que yo llamo alas!

Qué no dejamos libre? Qué es lo que no nos permite libertad?: la hipoteca?, nuestra pareja que no queremos ya como pareja?, deudas?, trabajos que no queremos hacer? Lugares donde no queremos estar?, padres?, Hermanos?, Misterios?, qué ocultamos?

Bueno, estas son unas de las interrogantes, pero si integro todo esto con la firma galáctica maya de cada persona y veo en sus trece articulaciones los tonos correspondientes a su Onda Encantada, podemos saber más de dónde proviene todo este dolor.

La onda encantada es un mapa ubicado en trece articulaciones del cuerpo que comienza por el tobillo derecho, pasando por rodillas, cadera, muñecas, codos, hombros y garganta. En cada punto hay un tema: nuestros propósitos, dificultades, servicio, equilibrio, acción de decir, armonía, intención, manifestación, liberación, cooperación y trascendencia.

Sería más útil saber qué y por qué duele,  cómo emprender el camino de sanación y relajarnos útilmente. Despleguemos nuestras alas!